➨ 8 razones por las que tu gato no come ❌

Actualizado Julio 2020
por-que-mi-gato-no-come
¿Por qué confiar en nosotros?
En MiMejorAmigo ponemos a prueba miles de productos siempre con el objetivo de que puedas realizar la mejor decisión compra.
En ningún caso aceptamos productos gratuitos para su prueba por parte de las marcas
En MiMejorAmigo ponemos a prueba miles de productos siempre con el objetivo de que puedas realizar la mejor decisión compra. En ningún caso aceptamos productos gratuitos para su prueba por parte de las marcas
Nutrición Mascotas > Gatos > Por qué tu Gato no Come

Qué hacer si tu gato no come

Última Actualización Julio 2020


Si tu gato de pronto ya no quiere comer un alimento en específico y cada vez que se lo das lo rechaza, no te preocupes, esto es algo completamente normal en este tipo de mascotas, aunque en algunas ocasiones esto se puede deber a otra situación un poco más seria. Tienes que estar al tanto de qué puede estar causando esta situación en la alimentación de tu gato.

A pesar de que cuando esto sucede necesitas que el veterinario lo evalué, en casa puedes ayudar a que tu gato pueda volver a tener el mismo apetito de siempre.

Para descubrir cuál es la razón de la inapetencia de tu mínimo, decidimos enlistar algunos de los problemas más comunes que pueden estar afectando el apetito de tu mascota. 

mi-gato-no-quiere-comer-nada
Los gatos son mascotas con un carácter muy distintivo: aman sus rutinas y se estresan fácilmente si de alguna manera éstas son alteradas. Este tipo de cambios pueden afectar el apetito de la mascota un par de días, sin embargo, cuando el gato se niega a comer, lo mejor es consultar con un profesional ya que el problema podría ser mayor.

¿Por qué es un problema si tu gato deja de comer?

Los gatos suelen comer de manera normal varias veces al día, si deja de hacerlo, ¿hay razón para alarmarse?, lamentamos decirte que sí.

Cabe la posibilidad de que tu gato pueda tener algo en su estómago o en sus intestinos que lo haga sentirse mal y perder el apetito, como también puede suceder que el alimento que le estas dando no le gusta. Quizás esté enfermo y esto hace que no quiera comer, bien sea porque sienta algún tipo de dolor o incomodidad a la hora de ingerir los alimentos.

No importa cuál sea el motivo por el cual tu gato no quiera comer, esto siempre va a ser algo de que preocuparse.

Sabías que existen diferentes alimentos humanos que son prohibidos para las mascotas? En nuestro artículo Alimentos humanos que son tóxicos para tu gato mencionamos cuáles son esos alimentos que tu gato no debe consumir y por qué resultan tóxicos para su organismo.

Debes estar muy atento si tu gato es obeso y de pronto deja de comer, ya que estará propenso a desarrollar una lipidosis hepática en los días en los que no se alimente adecuadamente.

La lipidosis hepática, mejor conocida como síndrome del hígado graso, debe ser tratada a tiempo porque es una enfermedad que se torna mortal para tu gato. Es muy recomendable que monitorees siempre la alimentación de tu gato, en especial si tiene sobrepeso para que no deje de comer.

Si tu gato tiene el hígado graso, este órgano se encontrará en una situación de fatiga en la que busca que toda la grasa almacenada se transforme en energía para tu gato. Toda la grasa excedente de tu gato hace que la situación de su hígado empeore cada vez más.

El hígado debe trabajar de una manera muy efectiva ya que es un órgano crítico y tu gato se verá muy grave si no es tratado como se debe y rápido.

gato-obeso-gato-sobrepeso
La obesidad es una enfermedad que puede afectar a los felinos domésticos de pequeño tamaño, como los gatos. Algunos propietarios de mascotas creen que tener un gatito gordo es adorable, pero lo cierto es que están poniendo en riesgo la salud y vida del pequeño animal.

Problemas de salud que hacen que un gato deje de comer

Hay ciertas enfermedades que pueden causar falta de apetito, aquí te mencionamos algunas de ellas. Si crees que tu gato está padeciendo alguna de estas enfermedades, por favor consulta al veterinario de forma inmediata.

1 - Enfermedades respiratorias

Un problema respiratorio en los gatos puede traer como consecuencia que su sentido del olfato se vea disminuido, les cueste respirar y tengan también la falta de apetito.

Cuando los gatos tienden a sufrir de enfermedades respiratorias sus vías superiores, al igual que sus ojos, se obstruyen con secreción, lo que causa que tu gato no pueda respirar bien y su visión se vea limitada.

Los pulmones también se ven afectados llenándose de secreción e impidiendo que tu gato pueda respirar con normalidad. Para ayudar a tu gato a superar estas enfermedades respiratorias debes usar antibióticos indicados por el veterinario de tu mascota, llévalo con él preferiblemente antes de que todo se complique más.

No importa qué tan complicado sea el problema respiratorio de tu gato, este tipo de enfermedades siempre van a impedir que él pueda oler con facilidad su comida y por lo tanto no querrá comer.    

2 - Enfermedades del sistema digestivo

Los problemas en el sistema digestivo de los gatos traerán como consecuencia que pierdan el apetito. Asociados a estos problemas en tu gato están los vómitos, la diarrea y el dolor en la zona abdominal.

Una forma fácil de darte cuenta de que tu gato puede tener un problema digestivo es por la pérdida de apetito. Este tipo de afectaciones puede traer una variación de problemas entre los que se encuentran tumores, reflujo ácido, desequilibrio de bacterias intestinales, parásitos, síndrome de colon irritable, entre otros.

Escoger un alimento de calidad que satisfaga a tu mascota y le permita vivir sano es lo ideal, por eso te dejamos aquí algunas recomendaciones:



gatos-egipcios
¿Sabías qué?

Muchas investigaciones dicen que la domesticación de los gatos proviene desde la época del Antiguo Egipto, ya que en ese periodo los gatos eran aceptados en los hogares para controlar las plagas de ratas y serpientes peligrosas gracias a sus increíbles habilidades de caza.

Los gatos eran considerados como animales sagrados. Desde ese entonces los gatos han vivido en los hogares de personas como mascotas domésticas. 

3 - Cuerpos extraños

Los gatos son muy curiosos y suelen comer algunas cosas que no deben, además de formar bolas de pelo que se pueden atorar en su estómago o intestinos causando problemas.

Cualquier cuerpo extraño dentro de tu gato se conoce como una obstrucción. Esto impedirá que los alimentos que tu gato ingiera puedan pasar con normalidad a través del tracto digestivo causando que tu gato vomite y, posteriormente, pierda el apetito.

La mayoría de los cuerpos extraños que estén en el sistema digestivo de tu gato pueden provocar vómitos y diarrea, así que debes estar muy atento del estado general de tu gato, ya que las obstrucciones provocarán que el minino no quiera comer.

4 - Enfermedad dental

La higiene y el cuidado de la boca de tu gato es algo muy importante, si a tu gato le duelen sus dientes o las encías, éste no querrá comer. Tu gato se puede romper un diente, sufrir de inflamación en sus encías, formar abscesos o tener cualquier otro problema bucal que pueda causar dolor.

Cuando se presentan estos problemas, tal y como sucede con nosotros los humanos, no le va a provocar comer porque sentirá mucho dolor. Por otro lado, poder detectar estos problemas bucales en los gatos es algo complicado, ya que en ocasiones se requiere de sedantes para poder examinar bien la boca del felino. 

salud-dental-gatos-dientes
Tanto gatos como perros merecen disfrutar de una salud plena, por lo que la salud dental es vital en estas mascotas. Asegúrate de asistir a las consultas periódicas de tu pequeño acompañante y premiarlo con alguna golosina saludable al salir de allí.

Problemas de comida que hacen que un gato deje de comer

Además de las enfermedades, hay ciertos problemas referentes a los alimentos que tu gato consume que podrían causar inapetencia.

1 - Sabor de la comida

Los gustos de los gatos por la comida suelen ser algo especiales, ya que pueden comer un alimento con un sabor que le agrade por un tiempo y luego ya no querer comerlo más.

En ocasiones los fabricantes de alimentos alteran los sabores de sus productos usando otros ingredientes, lo más probable es que en ese caso no te des cuenta, ya que la mayoría de los empaques no reflejan información de ese tipo a simple vista, aun así, cuando sirvas la comida a tu gato éste sí lo notará y si no le agrada el sabor ya no va a querer comer más de ese alimento.

2 - Forma o textura de los alimentos

No solo el sabor de los alimentos puede hacer que tu gato no quiera comer, sino también las formas y las texturas en los mismos.

Los gatos tienen gustos muy variados y no a todos les agradan las mismas formas en la comida, algunos prefieren alimentos en formas triangulares y otros en forma redonda; también hay gatos que prefieren los amientos secos y otros gatos a los que les gusta consumir únicamente alimentos húmedos.

Puede parecer algo caprichoso de su parte, pero así es como funciona todo cuando se trata de gatos.

3 - Deterioro de los alimentos

Es muy probable que tu gato no quiera comer si su alimento está vencido o tiene mal sabor. Por lo que siempre tienes que estar muy pendiente de la fecha de vencimiento de su comida cuando vayas a comprarla.

Si se trata de comida húmeda, puedes olerla antes de dársela para asegurarte de que no desprenda aromas rancios.

comida-seca-gatos

¿Sabías que la comida seca para gatos puede volverse rancia? Si lo alimentos para gatos no son guardados bajo las condiciones adecuadas para su conservación, las vitaminas y las grasas que contienen tienden a deteriorarse.

Es importante que siempre se conserven en su empaque original. Ya que estos están especialmente diseñados para preservar de manera segura los alimentos en buen estado por un tiempo más prolongado.

Asegúrate de mantener los alimentos de tu gato en un lugar fresco y que no tenga humedad, también puedes usar un envase sellado para meter allí la bolsa original de alimento de tu gato.

4 - Retiro de alimentos

Si tu gato está acostumbrado a un tipo de comida y de pronto ya no quiere comerla más debes revisar qué puede estar sucediendo con ese alimento en específico. Por eso te recomendamos que guardes siempre la bolsa original del alimento seco que consume tu gato, así puedes ver su código de barra o lote de fabricación y determinar si alguno de los problemas mencionados está presente en esa comida.

En algunas ocasiones tu gato sentirá alguna variación en el sabor de su alimento que no le gustará, si eso ocurre puedes intentar mezclar esa comida con una que sí ame comer y no retirarla de su dieta de forma radical. Ese mismo consejo aplica cuando quieres introducir nuevos productos en su alimentación.

gatos-comiendo-en-la-calle
Si tu gato tiene acceso a otros alimentos de gatos que viven cerca de tu casa, es probable que se vea tentado a consumirlos y quizás esa otra comida le guste más. Si tu gato sale, trata de cuidar en la medida de lo posible lo que pueda consumir cuando esté merodeando la zona.

¿Cómo lograr que tu gato coma?

No importa cuál sea el motivo por el cual tu gato no se quiera comer su alimento, siempre podrás convencerlo de que lo coma nuevamente siguiendo algunas recomendaciones.

Por otro lado, es muy importante que sea el veterinario quien examine a tu gato para que así puedas encontrar rápido el problema que está haciendo que tu gato no quiera comer y atenderlo, sobre todo si se trata de alguna enfermedad.

  • Si tu gato sufre de alguna enfermedad en sus vías respiratorias superiores y están muy congestionadas debes limpiarle sus fosas nasales para que así pueda oler su alimento. Puedes usar gotas nasales o darle un baño de vapor a tu gato que lo ayude a descongestionar sus fosas nasales. De esta manera tu gato va a respirar con mucha más facilidad y podrá oler su comida.
  • Debes adecuar la comida húmeda de tu gato para que coma nuevamente. Prueba calentando un poco su comida durante unos cuantos segundos en el microondas, no la sirvas caliente, sino tibia. También puedes darle comida enlatada para gatos de forma que le abras el apetito a tu gato y comience a comer.
cepillar-a-tu-gato
Truco de Experto

Los gatos pasan gran parte de su día acicalándose para mantener su pelaje limpio, por lo que en ocasiones suelen necesitar un poco de ayuda. Puedes acostumbrar a tu gato a una rutina diaria acicalándolo, ya que esto les gusta mucho y no se van a estresar. Trata de hacerlo en aquellos momentos en los que tu gato se encuentra algo cansado para que funcione como una “sesión de relajación” de tu mascota.

Pasa el cepillo por las zonas que más le guste de manera que se vaya sintiendo más a gusto y así sucesivamente por las demás partes de su pelaje. También le puedes dar un buen baño relajante y cerciórate de usar un buen shampoo para mascotas. Debes tener en cuenta que no puedes bañar a tu gato con mucha regularidad, ya que los baños muy seguidos tienden a resecar su piel y hacen que se pierda el balance de los aceites naturales que mantienen la piel y pelaje en buen estado.


  • Prueba siempre variándole la comida a tu gato bien sea con la textura y formas y con los sabores, así es más fácil encontrar un alimento que le nutra y encante.
  • También puedes prepararle comida a tu gato adecuada para él. Mientras más frescos estén los ingredientes más le va a gustar a tu gato, te recomendamos ver Mejores recetas de comida casera para gatos.
  • Debes asegurarte de que la comida que tu gato come regularmente no ha cambiado su fórmula o usado otros ingredientes que puedan cambiar el sabor. Por lo general esta información la puedes ver en el empaque, en caso que no lo veas puedes llamar a la empresa de alimentos y consultar. Lo más probable es que te toque buscarle una nueva comida que le guste a tu gato. 

Una dosis de vitaminas

Es muy importante que le des a tu gato vitamina B12. Si un gato tiene problemas digestivos esta vitamina va a disminuir en su organismo, por lo que un suplemento vendría de maravilla para él.

Se la puedes suministrar de forma oral o a través de inyecciones administradas por el veterinario. Esta vitamina es importante ya que aumenta el apetito de tu gato.

Finalmente, te dejamos aquí otros artículos que seguramente llamarán tu atención:



Preguntas frecuentes

¿Hay algunos consejos que me ayuden a suministrar alimento a mi gato?

A los gatos no les gusta tener que depender de los humanos para obtener su alimento, además de que les encanta comer múltiples veces al día. Puedes establecerle una rutina de alimentación para tu gato basada en una dieta de alimentos secos y húmedos.

Puedes usar el alimento seco en pequeñas porciones y esparcirla por diferentes rincones de la casa usando algunas trampas y dispensadores de manera que tu gato se entretenga buscando su comida, esto a su vez desarrolla su habilidad de caza.

Mi gato come pocas cantidades, pero muy seguido, ¿es eso es normal?

Los gatos por naturaleza son amantes de la comida y gracias a su instinto cazador estos van a querer comer muchas veces al día.

Si no notas que haya un cambio en el estado de salud de tu gato que lo pueda comprometer debes quedarte tranquilo, los gatos suelen autorregularse la cantidad de comida que ingieren y cuántas veces al día comer para mantenerse satisfechos y bien alimentados.

¿Cómo puedo garantizar una alimentación adecuada para mi gato?

Un gato puede mantenerse sano y fuerte alimentándose con una dieta basada en alimentos secos o alimentos húmedos, también puedes usar una dieta mixta.

Para garantizar una buena alimentación a tu gato es muy recomendable que utilices alimentos completos y de muy buena calidad que le garanticen a tu gato las vitaminas y nutrientes necesarios. Evita dar comida humana a tu gato, ya que estarás alterando sus hábitos alimenticios.

¿El estrés en los gatos puede hacer que pierdan el apetito?

Los gatos suelen estresarse debido a diferentes factores, como por ejemplo cambios de casa, llegada de miembros de la familia o personas extrañas al hogar, mucho ruido en su entorno e inclusive la convivencia con otros animales en el hogar.

Esos cambios bruscos producen estrés en el gato y puede manifestarse en: cambios de carácter del gato, agresividad, hiperactividad o ansiedad, maullidos para llamar la atención, disminución del apetito, vómitos, entre otros.

¿Cuántas veces a día debe defecar un gato bien alimentado?

Un gato muy bien alimentado y bien hidratado va a orinar entre 4 y 6 veces al día y defecará al menos 2 veces al día.

Ahora, si en la caja de arena de tu gato no encuentras nada, tiene diarrea o si tu gato está orinando más de la cuenta, lo más recomendable es que llames inmediatamente al veterinario.

Equipo que trabajó en este articulo:
  • Alberto Rodríguez
    Escritor
  • Kath Saliman
    Editora